Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Genexusm

Gracias a las aplicaciones y sensores, hoy es posible controlar procesos que implican interacción con objetos, incluso a miles de kilómetros de distancia. Lo que antes era ciencia ficción, hoy está en las casas y oficinas de los usuarios. Hoy estamos viviendo el futuro tecnológico que alguna vez soñamos.

Por: Aníbal Gonda, evangelista técnico de GeneXus

Un sinnúmero de nuevas tecnologías han surgido en estas décadas y muchas más emergerán en los próximos 15 años. Por esta razón, es clave reflexionar sobre cómo desde las computadoras y los programas de software se genera el motor del cambio y avance en una sociedad compuesta por diferentes culturas, conductas y modos de percibir la vida.

La sociedad occidental está acostumbrada al cambio en cuanto a cualquier proceso en tecnología, pero la pregunta es: ¿Estará preparada para las disrupciones que se vienen? Desde GeneXus, con el objetivo de estar a la vanguardia en cuanto a ofrecer soluciones en tecnología que simplifiquen la vida, se ha propuesto visualizar avances de cara al futuro cercano, para tener más en claro cuáles serán los posibles campos de acción.

Lo que se viene en tecnología

Recreación de órganos humanos, inteligencia artificial, pagos inteligentes, impresión en 3D, Internet de las Cosas, entretenimiento digital, realidad virtual, inteligencia aplicada en datos, extremidades biónicas con sensores de tacto, entre otras tantas, son conceptos que hasta hace muy poco sonaban a ciencia ficción.

Sin embargo, la realidad es que ya están entre nosotros. Las aplicaciones son hoy en día los conectores entre los humanos y sus dispositivos móviles. En la actualidad, a través de aplicaciones es posible decidir el rumbo de los contenidos en televisión, y gracias a los sensores el ser humano ya puede ejecutar acciones, recopilar y transmitir información y hasta recibir datos de otros objetos, sin necesidad de estar cerca de los mismos. Desde hace varios años la sociedad viene usando más sensores de los que se esperaba, por ejemplo, en los aplicativos para el agro ya se utilizan sensores de temperatura, humedad y velocidad de viento.

Ahora bien, los sensores serían inútiles si no estuvieran conectados, siendo las aplicaciones la herramienta llamada a recoger los mensajes y transmitirlos a donde los necesitemos, transformando esos mensajes en invalorable conocimiento. Para Breogán Gonda, presidente de directorio de la compañía, en este proceso “es esencial la utilización de la nube, métodos estadísticos y herramientas de inteligencia artificial, para poder aprovechar de la mejor manera toda esta información recopilada”.

Propiamente en el sector salud los beneficios son incalculables, tanto para el personal médico como para los usuarios o pacientes, y es por eso que para Bruno Bacciono, de la consultora CPA Ferrere, ya es posible hablar del concepto de “Internet of Me”. A través de aplicaciones y sensores se logra un mayor y mejor acceso a información sobre salud y enfermedades, nuevas vías de comunicación entre pacientes y profesionales del sector, mediciones exactas de cara a la toma de decisiones, manejo eficaz de datos y  personalización completa en diagnósticos.

De camino a visualizar más procesos tecnológicos, podremos concebir extremidades biónicas con sensores, monitoreados por aplicativos que podrán determinar capacidad de tacto, sensibilidad a superficies, temperaturas, entre otras.

Definitivamente el futuro ya está aquí. ¿Estamos preparados?