Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Cableoperadoresm

Mientras las plataformas de streaming ganan usuarios y la publicidad migra al mundo digital, los prestadores de servicios de televisión exigen una regulación  que los trate a todos por igual y enfrentan la competencia con valores agregados.

Directv prendió las alarmas sobre la falta de políticas públicas en Colombia que no solo regulen a las empresas que prestan servicios de televisión, sino a los nuevos actores del sector, como Netflix, que hoy no juegan bajo las mismas condiciones. Este es el reclamo que las empresas de servicios públicos y de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, representadas por Andesco, han hecho al gobierno en los últimos meses con cifras en mano.

De acuerdo con la entidad gremial, el mercado de la televisión paga se ha desacelerado en el último año. Mientras de enero de 2013 a junio de 2014 registró un crecimiento del 13%, de junio de 2014 a septiembre de 2015 el porcentaje de crecimiento fue solo del 3%. En países como Brasil y Estados Unidos la situación es aún más dramática. De hecho, en el segundo trimestre  de 2015 los operadores de televisión paga en el segundo país perdieron más de 400 mil usuarios y registraron las peores pérdidas trimestrales de su historia.

Retomando el caso de Colombia, los pronósticos no son optimistas. Para Andesco, un 16% de quienes residen en las principales ciudades del país dejaría el servicio tradicional de televisión para suscribirse a un OTT, es decir a un servicio de transmisión de audio o video por internet que no está ligado a un operador y no se ciñe al control en la distribución del contenido. Este cambio, asegura Andesco, se ha visto fortalecido por varios factores.

Por un lado, la penetración de internet en los últimos cuatro años aumentó del 30% al 50%. Según el Business Bureau, en dos años el 80% de hogares en las grandes ciudades tendrán acceso a internet y más del 40% contarán con el servicio en el resto del país. Este comportamiento ha sido caldo de cultivo para que proliferen servicios asociados como Netflix. Según el MinTic, en Colombia esta plataforma contaba con 600.000 suscriptores en 2015.

“El mercado audiovisual está pasando de una relación lineal que va de los proveedores de contenido a los operadores de televisión paga y a los televidentes a una relación horizontal en la que los usuarios consumen contenido por múltiples pantallas y de muchos orígenes”, asegura Andesco. Pero ¿cómo están enfrentando los proveedores de televisión los retos que representan las nuevas tecnologías y que esperan a nivel de legislación?

Hablan los operadores

Andesco asegura que “se necesita una nueva política pública para el sector audiovisual que genere un ambiente de competencia e inversión entre actores tradicionales y nuevos actores y que ayude a solucionar otros problemas que enfrenta el sector. La entidad se refiere a que el regulador solo ve el 66% del mercado que regula, el 34% restante es subreportado o acude a medios ilegales para acceder al servicio y así no incurre en los costos regulatorios de los legales (cerca de US$1 por usuario) más pagos por derechos de autor.

Esto conduce a que la ANTV (Autoridad Nacional de Televisión) deje de recibir ingresos para el FONTV (Fondo para el Desarrollo de la Televisión) por más de US$40 millones por cuenta de 2.7 millones de usuarios no reportados, a que la Dian deje de recibir US$60 millones y a que continúe el subreporte de la televisión comunitaria que aunque afirma tener solo 300 mil usuarios, en realidad cuenta con 1.1 millones, según Business Bureau.

La inversión en infraestructura por parte de los operadores tradicionales también se ve afectada en la medida en que disminuyen los usuarios y, por consiguiente, la pauta publicitaria migra a otros canales. Según el más reciente reporte de IAB Colombia (Interactive Advertising Bureau), realizado por PwC, la participación de internet en la torta publicitaria pasó de 11.84% en 2014 a 14.42% en 2015.La inversión publicitaria en medios digitales para 2015 fue de $380.000 millones, 13.9% más que el año anterior.

Este escenario plantea retos, pero DavidLondoño, director de Mercadeo y Contenido de Claro, afirma que la industria puede sacarles provecho. En 2015 esta empresa fomentó altas velocidades a precios de bajas velocidades en su línea para hogar y transformó su oferta de televisión: lanzó la Nueva Televisión que incluye los canales en alta definición y la plataforma de streaming  Claro Video.

Esta cuenta con más de 34.000 títulos entre series, documentales, películas y películas de estreno para alquiler por 24 horas. En el último año se multiplicó por siete el número de alquileres. En 2015, las visualizaciones mensuales sumaron 1.200.000 y la plataforma se usó,en promedio, 19 horas al mes por persona. En febrero, The Walking Dead fue la serie más vista y Hotel Transylvania 2, la película más alquilada. La compañía trabaja en la incorporación de canales lineales y en su primera producción propia.

El crecimiento de esta plataforma en 2015 (se lanzó en solitario en 2013) fue del 350%, en comparación con el 4% que alcanzó la televisión por suscripción, según la ANTV. “Nuestro principal objetivo es darles a nuestros clientes un buen producto a precios competitivos”, afirma Londoño.

Pero eso también depende de que se combata la piratería y de que exista una industria más sana para todos los actores. En el caso de las plataformas de streaming, el directivo asegura que la competencia es bienvenida porque incentiva la innovación. “Sin embargo, pedimos que las auditorías se hagan a todos los operadores y canales comunitarios y que se eliminen las asimetrías frente a productos comparables. Los clientes de Claro Video pagan en Colombia y transfieren IVA mientras otras plataformas no lo hacen”, señala.

Katiuska Veliz, gerente de Televisión y Video de Movistar Colombia, asegura que la apuesta de esta empresa también es llegar al mercado con un servicio  atractivo, Movistar Video, que puede contratar cualquier persona con conexión a internet y un email. Este permite el acceso a ocho canales en vivo, contenidos locales en repetición por siete días, más de 800 películas de estreno y adultos para alquilar, 2.000 películas, series y documentales, entre otros beneficios.

Aunque nada está escrito, la tendencia muestra que las plataformas de streaming están por ganarle la batalla a la televisión tradicional.