Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Las peluquerías generan alternativas de empleo para miles de personas, sin embargo deben trabajar en las condiciones de contratación del personal y en la adopción de las certificaciones sanitarias que corresponden a su actividad.

En Colombia existen 25.042 salones de belleza y peluquerías que ocupan el tercer lugar en volumen de comercio en el país y son sólo superados por los restaurantes y las tiendas de barrio. Bogotá es la ciudad donde más se han incrementado estos establecimientos, pues pasó de tener 7.804 peluquerías en 2011 a 8.361 a febrero de 2014, es decir un 7.13% más, según revela un informe realizado por Servinformación.

En general, las peluquerías son bastante heterogéneas, pues van desde las que tienen una dotación básica hasta los establecimientos de lujo que combinan todos los servicios. Adicionalmente, los hombres son los que tienen una visión empresarial de largo plazo porque en su mayoría buscan posicionar su marca, con el fin de ser reconocidos en la sociedad y se preocupan por ofrecer mayores valores agregados. Mientras que las mujeres peluqueras encuentran en el sector una salida para subsistir y no están interesadas en generar marcas reconocidas y, por ende, tienen menos ingresos.

Uno de los mayores problemas que enfrenta el sector es la informalidad. El Programa de Vigilancia de la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá estima que sólo el 40% de las peluque- rías de la capital opera formalmente. Adicionalmente, laboran unas 100 mil personas que ejercen el oficio con unas mínimas condiciones laborales.

Cindy Lorena Arias, miembro de la Asociación Colombiana de Estilistas, con sede en Cali, asegura que es un sector grande y desprotegido que cuenta con múltiples deficiencias laborales. Por esta razón, la entidad ha buscado agremiar a los peluqueros de distintas ciudades para organizarse. Otro problema que afecta al sector es la alta evasión del Impuesto de Industria y Comercio (ICA).