Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Ya no se trata de defender si el Pipe y el Programa de Transformación Productiva son o no una verdadera política industrial, la ministra Cecilia Álvarez anunció los ajustes estructurales para el desarrollo productivo, y las regiones serán el foco de la estrategia.

Por: Adriana Macías V.

Todo indica que a Colombia se le acabó el tiempo para tomarse en serio la estructuración de una verdadera política de desarrollo productivo. A la caída en los precios del crudo y las perspectivas poco optimistas de crecimiento entre diversos socios comerciales se le suma una nueva reforma tributaria, que claramente es un pañito de agua tibia para los gastos que debe cubrir el Gobierno en los próximos años.

Es claro que los empresarios no estaban contentos con la formulación de 'política industrial' que se venía ejecutando. Y no es un asunto de coyuntura, el mensaje del Consejo Privado de Competitividad hace un mes dejaba claro que el famoso Pipe no los convencía, así como tampoco 'se tragaban' el Programa de Transformación Productiva (PTP), cuyos resultados sólo conocen algunos pocos.

La presentación de una propuesta integral de Desarrollo Productivo por parte de este organismo era un tremendo jalón de orejas para el Gobierno, pues como lo ha dicho muchas veces el director de Anif, Sergio Clavijo, se nos está yendo 'la década de oro' y no alcanzamos los ritmos de inversión que se requerían para establecer unos pilares de crecimiento duradero y firme.

La locomotora de hidrocarburos, así como el alto precio de los insumos básicos y la buena dinámica de la construcción, hizo que se perdiera la visión de largo plazo con respecto a las acciones estratégicas para poner a tono al sector privado.

Las cifras que el Consejo Privado citó para darle un mensaje de urgencia a su propuesta demuestran el retroceso que vive el país en varios de los indicadores claves de competitividad, los cuales se mencionan a continuación tal como aparecen en el informe del CPC:

• "Colombia tiene una economía cada vez menos sofisticada y menos diversificada. Entre 2000 y 2013 las exportaciones de productos primarios pasaron de representar alrededor del 60% a más del 80% de la canasta exportadora.

• Los cinco principales productos de la canasta exportadora pasaron de representar el 55% de la canasta a más del 70%.

• El país ha perdido la capacidad de exportar nuevos productos: mientras en el año 2000 se exportaron más de 70 nuevas subpartidas arancelarias en el 2013 se 'descubrieron' apenas alrededor de 10 nuevas subpartidas.

• El país está lejos de alcanzar el objetivo que se fijó de ser la tercera economía de la región en el año 2032, de acuerdo con el índice global de competitividad del Foro Económico Mundial... La incapacidad de mejorar significativamente en el indicador del FEM refleja las debilidades en los fundamentales microeconómicos de Colombia".

Lo cierto es que el Consejo fue enfático en advertir, como lo habíamos hecho desde la Revista MisiónPyme en varias oportunidades, que se debe generar una coherencia entre diversas iniciativas que se han diseñado para impulsar la competitividad. Por ejemplo, el Programa de Transformación Productiva tiene 20 sectores que, en la mayoría de los casos, no 'se hablan' con las apuestas productivas de las regiones, ni con las iniciativas cluster. Esto demuestra el desperdicio de esfuerzos y recursos que se podrían estar generando al no actuar de manera articulada y con visión local.

La nueva política

Pocas semanas después del pronunciamiento del sector privado, la ministra Álvarez Correa anunció que se trabajaría por una política industrial que permita el fomento a las empresas, pero no el proteccionismo. En esa línea, entidades como Bancoldex y sus programas Innpulsa Colombia e Innpulsa Mipyme tendrán un papel aún más relevante, con recursos anuales superiores a los $60 mil millones.

También destacó uno de los ejes de su política, el acceso a recursos, como prioridad para Bancoldex y en ese marco el trabajo fuerte en el desarrollo de la factura electrónica para facilitar el acceso al factoring por parte de las micro, pequeñas y medianas empresas. El eje de innovación seguirá a cargo de Innpulsa, mientras que se adelantarán acciones con las entidades pertinentes para continuar con la política de facilitar y reducir los trámites.

En cuanto al PTP anunció un verdadero revolcón. "Política industrial no es escoger a dedo los sectores a quienes se va a ayudar, sino trabajar con las regiones los sectores clave", dijo la funcionaria retomando la propuesta del Consejo Privado sobre la necesidad de generar competitividad de las instancias regionales. En ese empeño, se asignarán más de $100 mil millones en recursos para actuar como socios de los sectores decididos a asumir los retos de competitividad.

Para apalancar ese trabajo, se construyó un mapa regional productivo con los sectores más promisorios en materia de comercio exterior y se mantendrán activos los canales de diálogo con las entidades vinculadas a la competitividad en las regiones.

¿Se encienden algunas alarmas?

Una vez formalizados los anuncios, a la ministra Álvarez Correa le toca correr pues algunos indicadores pueden estar evidenciando que el sector privado empieza a dar muestras de debilitamiento. Este es el caso de la cartera vencida. El Reporte de Situación Financiera del Banco de la República de septiembre pasado indicó que aumentó el indicador de morosidad de la cartera y bajó el indicador de calidad.

En efecto, la información de la Superintendencia Financiera, con corte a septiembre de este año muestra que para bancos del sector privado nacional la cartera bruta creció 6,1% anual mientras la vencida se incrementó 11,8%. Para las compañías de financiamiento comercial especializadas en leasing la cartera bruta creció 13,5% y la vencida el 35,4%. Los bancos extranjeros, reportaron un incremento del 33,5% en su cartera bruta y del 25,9% en la vencida, mientras que las compañías de financiamiento especializadas en leasing reportaron un incremento del 124,6% en la cartera bruta y del 378,8% en la cartera vencida.

Es importante señalar que, según la Encuesta de Situación del Crédito en Colombia del Banrepública, a junio de este año el 83,3% de los bancos, el 91,7% de las CFC y el 100% de las cooperativas financieras reconocieron haber realizado reestructuraciones de crédito. Estas se concentraron en extensiones del plazo y periodos de gracia.

El mayor volumen de las reestructuraciones de los bancos se dio en cartera de consumo (34%) y comercial (20%). En CFC el 37,6% correspondió a comercial y el 29,3% a microcrédito. Los sectores en donde se reestructuraron más créditos por parte de los bancos fueron servicios, seguido de agro e industria. Las CFC realizaron este tipo de operaciones en mayor medida con entidades de comercio, seguido de servicios, transporte e industria.

De acuerdo con el Emisor, aunque esta práctica aún parecería estar en niveles bajos sí es importante realizar un seguimiento adecuado porque "podría ser utilizada como una herramienta para ocultar el riesgo crediticio de los clientes y así reducir los niveles requeridos de provisiones y capital".

La nueva política de desarrollo productivo recoge muchos de los puntos que dejó sobre la mesa el Consejo Privado de Competividad, pero resta esperar qué pasará con la propuesta de fusionar el Sistema Nacional de Competitividad e Innovación y el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. En todo caso, la solicitud de generar un liderazgo al más alto nivel, nacional y local, por parte del Consejo se la tomó muy en serio la Ministra y así lo dejó claro en su intervención:

El ministerio asumirá la administración del mecanismo de Zonas Francas, también controlará las actividades del Invima, y relanzará un programa de apoyo para lograr que mil nuevas mipymes se conviertan en exportadoras en los próximos cuatro años, en cabeza de Procolombia.

Top 10 de las propuestas del Consejo Privado de Competitividad

1. Liderazgo al más alto nivel nacional y local
2. Utilización de las apuestas productivas de los departamentos para la priorización de esfuerzos verticales bajo la PDP.
3. Fusionar el sistema nacional de competitividad e innovación y el sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación.
4. Fortalecer capacidades locales para el desarrollo de sus agendas de competitividad.
5. Establecer esquemas de contrapartidas donde el Gobierno complemente recursos aportados por otros actores, siempre y cuando estén alineados con las apuestas productivas del país.
6. Cofinanciar con recursos públicos Centros Tecnológicos y de I+D, particularmente los asociados a las apuestas productivas del país bajo la PDP.
7. Establecer un único proceso de aplicación a los instrumentos de las diferentes entidades del Gobierno nacional, a través de una ventanilla única.
8. Identificar y abordar necesidades de capital humano en apuestas productivas.
9. Implementar sistemas de información dual, iniciando por los programas relevantes a las iniciativas clusters y/o apuestas productivas.