Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Los porcicultores están felices con el anunció de que Colombia recibió por parte de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la entidad rectora de la salud animal en el mundo, el certificado que acredita la principal zona productora de cerdos del país como libre de peste porcina clásica (PPC).

La zona certificada como libre de PPC está conformada por los departamentos de Chocó, Caldas, Quindío, Risaralda, Valle del Cauca y algunos municipios de Antioquia y Cauca. En estos departamentos se encuentra más del 70% de la producción porcícola tecnificada del país.

Es una excelente noticia para el sector porcicultor, pues no solo habla bien de las buenas prácticas de producción, que aseguran un producto seguro para el consumo humano, sino que es la mejor carta de presentación para conquistar los mercados internacionales.

La industria es uno de los mejores ejemplos de crecimiento, con una producción que aumentó 14% en 2016 con 343 mil toneladas. El acumulado en los últimos dos años es de 30%. De esta forma, se dan pasos seguros en la diversificación de las exportaciones agropecuarias, en donde el mercado con más potencial es China.

El presidente de PorkColombia, Carlos Maya, señaló que “después de un arduo trabajo en conjunto de muchos años y una altísima inversión por parte de los porcicultores a través del Fondo Nacional de la Porcicultura, recibimos con inmensa alegría esta noticia. Para un sector que se proyecta con altísimo potencial real de exportación, lograr la declaratoria como "libre sin vacunación" de una de las principales enfermedades limitantes del comercio internacional es un gran logro”.

En China hay interés por algunos cortes del cerdo que en Colombia no tiene mucho valor, y ya se empezó el proceso de admisibilidad en ese mercado. Al igual que los avicultores, que años atrás incursionaron en el mercado chino con patas y crestas de pollo, los porcicultores consideran que habría espacio para cabezas de cerdo, huesos y vísceras.

Agregó que para esta industria, la que más ha crecido en los últimos años en el país, es fundamental que sean priorizados los esfuerzos de admisibilidad de mercados y así materializar estos logros.

La mira también está puesta en Perú, país que ya habilitó a algunas plantas en Antioquia y Valle, las cuales podrían empezar los despachos en los próximos meses.