Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

El comercio exterior colombiano se encuentra en una etapa crucial ya que debe recuperar el crecimiento económico de años anteriores y tomar acciones transversales, regionales y sectoriales que comprometan tanto al sector público como al privado.

Por: Legiscomex

Colombia necesita desarrollar un gran plan estratégico exportador que se articule con una política productiva industrial y agrícola antes de que el país entre en una crisis comercial. El Gobierno debe incentivar la creación de una nueva oferta exportable que pueda reemplazar las ventas externas que se puedan perder.

El principal desafío del 2015 será la creación de una estrategia fundamental por medio de la cual se fortalezca en su totalidad la infraestructura, las instituciones que promuevan el intercambio comercial, el mercado de capitales, la educación, la internacionalización, la ciencia, tecnología e innovación.

No obstante, para el Dane el panorama seguirá siendo un poco desalentador ya que se espera que el déficit comercial persista en lo que resta del año y que se profundice en 2015. Para el próximo año el saldo negativo que proyecta esta entidad sería más pronunciado, es decir de US$1.268 millones, debido a que el crecimiento de las exportaciones sería inferior al de las importaciones con un 4% y 4,9%, respectivamente.

En cuanto a las exportaciones tradicionales, el Dane pronostica que estas podrán presentar un leve incremento. Lo que significa que esta categoría de productos pasará de proyectar una disminución del 3,1% en 2014 a un aumento del 0,14% en 2015. Así mismo, estima que las ventas externas de café tendrán un crecimiento promedio del 17%, al pasar de US$1.884 millones al finalizar el año, a US$2.206 millones en 2015. Por su parte, las exportaciones de petróleo, que es el producto más importante que el país comercializa en el exterior, mostrarán un moderado aumento del 0,7%.

En el caso del carbón, para el próximo año se espera una caída en el valor exportado de un 1%. Sin embargo, ocurriría un repunte del 17% en el volumen, que sería neutralizado con una caída del 19% en los precios internacionales.
Igualmente, el 2015 estará marcado por un leve crecimiento de las exDéficit comercial persistiráportaciones no tradicionales. Sin embargo, el Dane afirmó que presentarán una disminución respecto al 2013, al pasar de US$17.089 millones, en ese año, a US$15.434 millones, al cierre del 2014. Esto como consecuencia de que la demanda de este tipo de bienes estará afectada por un menor crecimiento de la economía de los socios comerciales del país que, en particular, se ha reflejado en la caída de las exportaciones industriales. A pesar de estos valores, se estima que las exportaciones no tradicionales crecerán un 5,9% para 2015.

Respecto a esta situación, el presidente de la Asociación Colombiana de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina, señaló que si se agotan las exportaciones petroleras y no se tiene una oferta exportable de las no tradicionales, el país tendrá dificultades en un horizonte de seis años. "En ese periodo se deben remplazar las exportaciones petroleras si no hay nuevos yacimientos, y lo preocupante es que no se ve mucho entusiasmo en el tema de exploración. Hay que enderezar las exportaciones rápidamente porque Colombia puede caer en una situación crítica en materia de balanza comercial, cambiaria y de balanza de pagos", afirmó el dirigente gremial.

¿Cómo se comportará el dólar?

El Banco de la República y las proyecciones económicas realizadas por el grupo Bancolombia estiman que el 2015 se caracterizará por presentar una depreciación nominal del 7,4% y reiteran su expectativa para finales del próximo año desde los $2.150 hasta los $2.100, debido a que el ritmo de debilitamiento del peso colombiano se acentuará el próximo año. Lo anterior, debido principalmente al aumento esperado de las tasas de interés en Estados Unidos, la desaceleración en los precios de las materias primas (que a su vez implicará un deterioro en los términos de intercambio para Colombia), la disminución en el diferencial de crecimiento entre los países emergentes y los desarrollados y el deterioro de la posición externa del país.

¿Dónde estarán las oportunidades?

Proexport identificó alrededor de 63 mercados en los cuales Colombia podría ingresar con productos que se encuentran entre los siguientes sectores potenciales: agricultura, agroindustria, industria, manufactura, textiles y algunos servicios.

Estos mercados van desde destinos comunes como Rusia, México, Alemania, EE.UU. y Canadá hasta países exóticos como Angola, Emiratos Árabes, Sudáfrica, Turquía y Australia, entre otros.

Adicionalmente, Proexport identificó que India tendrá mercado para el café arábigo colombiano, ya que se caracteriza por tener una mayor acidez, suavidad, calidad de la infusión, aroma (más intenso) y una menor concentración de cafeína.

Aunque el té es la bebida más tradicional en el país asiático, un estudio del banco holandés Rabobank arrojó como resultado que el consumo de café ha ido creciendo año tras año debido al incremento del ingreso disponible de la población y a la urbanización de las pequeñas ciudades. Se estimó que el consumo crecerá en un 21% para 2015 y que existirán más de 4.000 puntos de venta en este país.

Adicionalmente, el vicepresidente de la Cámara de Comercio e Integración Colombo China, Jose Darío Salazar, declaró que este país asiático es un mercado para los productos de Colombia que tengan valor agregado y que a su vez permitan contar una historia del país de origen de estas mercancías.

Negociaciones en curso

Con el objetivo principal de atraer más inversión extranjera al país y continuar con la promoción de la inversión colombiana en el exterior, actualmente, Colombia cuenta con cinco acuerdos comerciales suscritos y mantiene negociaciones en curso con Turquía, Japón y un Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, por su sigla en inglés).

¿Qué dice el Gobierno?

Por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), el Gobierno pretende colocar más énfasis en la política industrial, para que esta sea más moderna y efectiva y fortalezca el aparato productivo de la nación. Uno de los ejes centrales de esta política son los importadores, pues ellos son quienes conocen la potencialidad de las regiones, han aprovechado las herramientas de promoción de las importaciones y han hecho un vínculo exitoso con la demanda del mercado mundial.

De esta manera, el MinCIT propone avanzar con el comercio exterior, iniciativa que comenzó hace más de 23 años, con el objetivo de hacer partícipe a Colombia en la dinámica del comercio internacional, asegurando el beneficio del país con la creciente de esta actividad.

Para lograr un avance en el comercio internacional, el Gobierno propone que es necesario comenzar por los países vecinos, los mercados naturales, para que los empresarios empiecen a competir, a conocer nuevos consumidores y a ganar un puesto reconocido en las economías regionales.

En lo que respecta al sector agropecuario, el diagnóstico es muy crítico con respecto a la situación, no solo desde el Ministerio de Agricultura, pues la gente que vive en el sector rural es 3,2 veces más pobre que la gente que vive en las ciudades, lo cual es inadmisible para el Gobierno.

Frente a esta situación el Gobierno planteó un plan de acción desde las regiones, con los requerimientos propios por parte de las personas y con una mejora en la ejecución de los proyectos dirigidos a los sectores más necesitados. El Ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia, manifestó que el plan de acción con el sector agrícola comenzará el otro año y brindará apoyo a los productores en cinco ejes: asistencia técnica, a través de la Corporación Colombiana de investigación Agropecuaria (Corpoica); acceso a ciencia, tecnología y maquinaria, a través de financiamientos y créditos especiales; acompañamiento a la creación de cadenas productivas y en manejo de aguas para los cultivos.