Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Las pequeñas y medianas empresas tienen un papel fundamental en este país europeo, ya que generan más del 60% del empleo, forman nuevos trabajadores y son altamente innovadoras.

Por: Legiscomex

Una de las razones por las que Alemania ha podido sortear de manera positiva la crisis económica que ha golpeado a la mayoría de naciones europeas tiene que ver con la fortaleza de su aparato productivo, en el que las micro, pequeñas y medianas empresas (KMU, por su sigla en alemán) son una pieza fundamental.

En Alemania existen alrededor de 3,7 millones de empresas, de las cuales el 99% son KMU, según información del Ministerio Federal de Economía y Energía (2013). El 95% de estas organizaciones son familiares y generan más del 60% del empleo del país.

En los últimos 15 años, el capital propio de las pequeñas y medianas empresas alemanas se ha octuplicado, incluso en 2012 se incrementó en un 21%. No obstante, "el porcentaje de capital propio de las grandes empresas, con un 30,9%, sigue siendo superior al de las medianas, pues las firmas encuestadas (empresas con un volumen de ventas anual entre EUR12,5 millones y EUR50 millones) cerraron el año con una participación del capital propio del 29,1%", según el Diagnóstico Pyme 2014 del grupo financiero Deutscher Sparkassen und Giroverband (DSGV).

Durante 2013 y los primeros meses de este año, el clima de negocios ha sido positivo para las KMU y esto les ha permitido continuar siendo el motor del empleo nacional. Una encuesta de IAB, citada por el Ministerio Federal de Economía y Energía, destaca que en el cuarto trimestre de 2013 estas empresas tenían cerca de un millón de puestos de trabajo vacantes. Durante 2014, estas organizaciones tienen previsto crear 250.000 nuevos empleos.

Adicionalmente, son consideradas como las principales formadoras de nuevos trabajadores, puesto que cubren anualmente cerca del 86,6% (1,29 millones) de las plazas disponibles para prácticas en Alemania.

Sus fortalezas

La constante innovación y la generación de valor agregado les han permitido a las pymes resistir frente a la crisis, posicionarse en nichos específicos y ser altamente competitivas en los mercados internacionales. Hoy las KMU son responsables del 37% de la facturación total de las empresas alemanas y del 55% del valor agregado.

De acuerdo con el informe de I+D de la Asociación de Donantes para la Ciencia Alemana, las pymes tienen una constante preocupación por la innovación y esto se ve reflejado en que cada año se incrementan los recursos destinados a la investigación, así como los procesos de cooperación con instituciones académicas.

En 2010, la inversión en este rubro llegó a EUR8.700 millones, un 71% más de lo que se había destinado en 2004. También han ido incrementando el personal dedicado a investigación. En 2010 contaban con 77.180 empleados a tiempo completo dedicados a I+D, un 52% más que seis años atrás.

El Innovation Scoreboard 2013, publicado por la Comisión Europea, destaca que el 45,3% de las pymes alemanas realizan actividades internas de innovación y desarrollo, lo que les permite liderar el ranking de la UE y situarse muy por encima del promedio de los Veintisiete, que se encuentra en 31,8%.

En este país existen distintos programas para promover la innovación y el desarrollo, que hacen un énfasis especial tanto en el emprendimiento de base tecnológica como en el fortalecimiento de las empresas ya existentes. Sin embargo, uno de los problemas que afronta es la falta de mano de obra calificada. Se estima que en marzo de 2014 existía un déficit de más de 110.000 vacantes relacionadas con las carreras STEM (matemáticas, informática, tecnología y ciencias naturales), según el Instituto de Economía Alemana.

De hecho, la alta demanda de mano de obra calificada ha reducido la fundación de nuevas empresas. En 2013, la diferencia entre la creación y la liquidación de firmas fue negativa (-15.700), una tendencia que viene desde 2011 y que está directamente relacionada con los requerimientos del mercado, que necesita más trabajadores altamente capacitados.

La crisis internacional y las sanciones que la UE y EE.UU. han impuesto a Rusia también pueden tener un impacto en las pymes de este país. Por eso, constantemente buscan mercados alternativos para sus exportaciones. Colombia, mercado atractivo

Precisamente en 2014, Colombia ocupó el cuarto puesto en el top 6 de los mercados de exportación preferente para las pequeñas y medianas empresas alemanas, según el informe realizado anualmente por el Ministerio de Economía de Alemania y Germany Trade & Invest GmbH (GTAI). Los otros países destacados fueron China, Ghana, Indonesia, Corea del Sur y Reino Unido.

Para la selección se tuvo en cuenta a los países que contaran con una tasa de crecimiento superior a la media, una evolución positiva para los ocho sectores más importantes para las pequeñas y medianas empresas alemanas, unas importaciones superiores a US$10.000 millones y un clima de negocio estable, según el Doing Business Report del Banco Mundial (BM).

El estudio señala que Colombia es actualmente uno de los mercados latinoamericanos más interesantes y que se prevé que en 2014 el crecimiento del PIB llegue a 4,7%, muy por encima del promedio de la región.

"Las fortalezas de Colombia son la estabilidad macroeconómica, la creciente clase media y la riqueza de sus recursos naturales. Desde 2002, la situación de seguridad ha mejorado constantemente y podría ser aún mejor si las actuales negociaciones de paz con la guerrilla de las Farc culminan con éxito", destaca el informe.

El documento también recalca la entrada en vigencia provisional del acuerdo comercial entre Colombia y la UE (agosto del 2013) y la posición geográfica estratégica de este país, que cuenta con acceso a los océanos Atlántico y Pacífico. "Hay excelentes perspectivas para las empresas alemanas en distintas áreas", afirma.

Entre los sectores en los que Alemania ha identificado oportunidades comerciales en Colombia se encuentran construcción, maquinaria y equipo para los sectores de petróleo y minería, automóviles, tecnología médica, ingeniería eléctrica, tecnología ambiental, bienes de consumo y servicios.

Según información de GTAI, Alemania es el principal socio comercial de Colombia en la UE y su quinto mayor proveedor, solo superado por EE.UU., China, México y Brasil. Entre 2007 y 2013, las ventas internacionales germanas con destino a este país sudamericano se incrementaron en un 83%. Los principales bienes exportados fueron maquinaria, productos farmacéuticos, productos químicos y vehículos de motor.

De doble vía

Pero también hay oportunidades para las exportaciones colombianas. Sin embargo, el desafío es grande, ya que a pesar de que la balanza comercial usualmente es equilibrada, las ventas internacionales de nuestro país están concentradas principalmente en productos tradicionales, donde la participación de las pymes es prácticamente nula.

"Colombia exporta carbón, café, aceite de palma, banano y frutas exóticas, lo que está bien, pero son materias primas. Para los dos países sería muy interesante aumentar las exportaciones colombianas de servicios y productos con valor agregado y este es el reto para los próximos años", explica Thomas Voigt, presidente ejecutivo de la Cámara de Industria y Comercio Colombo Alemana.

Para Voigt, la estrategia comercial de las empresas colombianas debe estar orientada a continuar vendiendo los productos que ya se encuentran posicionados, pero con valor agregado como los alimentos orgánicos y certificados, al mismo tiempo que se identifican nuevos nichos de mercado para productos y servicios, tales como diseños para el sector textil, consultoría contable, servicios logísticos y turismo. Precisamente este último ha tenido un importante crecimiento en los últimos cinco años, al pasar de 9.000 a 50.000 turistas alemanes que visitaron a Colombia en 2013.

"Alemania es un país líder en exportaciones. Las empresas alemanas que están en Colombia, usualmente, utilizan la oficina de este país como hub para cubrir toda la región y demandan servicios que las empresas colombianas pueden cubrir, como mantenimiento, logística y almacenamiento. Ahí existen oportunidades", sostiene el alto ejecutivo.

Voigt les recomienda a las empresas colombianas no olvidar que Alemania es un país de pymes y que aunque en el radar siempre estén las grandes multinacionales, quizá en las empresas pequeñas y medianas es donde puede haber más alternativas a la hora de hacer negocios y establecer relaciones comerciales.

Características de las pymes alemanas

• Son empresas que facturan anualmente menos de EUR50 millones y tienen menos de 500 empleados.
• Emplean a cerca de 16,0 millones de personas.
• El 95% son empresas familiares.
• El 48,9% opera en el sector terciario; el 31,4%, en la industria y alrededor del 19,7%, en el comercio.
• Cerca de 1.300 pymes alemanas son líderes de mercado en sus respectivos nichos.
• Se destacan principalmente en ingeniería mecánica, industria eléctrica y productos industriales.
• La mayor parte de las pymes son dirigidas por sus propietarios.
• Una de cada tres empresas es liderada por una mujer.
• Cada año, cerca de 27.000 dueños/gerentes deben buscar un sucesor