Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Latinoamérica puede ampliar su mercado de productos orgánicos en Estados Unidos, quien importa aproximadamente al año USD$500 millones de estos alimentos, procedentes de 85 países del mundo. Entre los bienes que más se destacan están el café, la soja, las manzanas, los cereales y los aguacates.

Por: Legiscomex

Las tendencias actuales de consumo en el ámbito mundial tienen en cuenta la protección del medio ambiente y el cuidado de la salud humana, por lo que la agricultura orgánica se presenta como una solución para satisfacer estas necesidades. Este sistema permite, a través del uso de los desechos naturales, obtener un excelente desarrollo de cultivos, sin la necesidad de usar fertilizantes o plaguicidas.

En 2012 Estados Unidos se destacó por las ventas internas de productos orgánicos, que ascendieron a USD$ 28,7 billones, que lo constituyó como el primer mercado, seguido por Alemania con USD$ 9 billones y Francia con USD$ 5 billones, según la Asociación de Suelos del Reino Unido.

El tamaño del mercado estadounidense y su constante crecimiento generó que la producción nacional no alcanzará a satisfacer la demanda, lo que propició el incremento de las importaciones de este tipo de bienes.

Para garantizar que los productos externos cumplan con las mismas condiciones de los nacionales y que el mercado local no se vea afectado por las importaciones sin control, el Gobierno estadounidense implementó para el ingreso de estas mercancías, algunos requisitos y condiciones estrictas de certificación en las que se indica que se debe informar cuáles son los procedimientos, sustancias y métodos usados en la producción y a partir de allí el certificador analizará si cumple con los métodos y sustancias permitidas.

Así mismo, el etiquetado debe mostrar la cantidad y porcentaje de ingredientes orgánicos que se usaron para su producción. Adicionalmente, para satisfacer la demanda interna y tener mayor variedad de productos, Estados Unidos firmó acuerdos de equivalencia en materia de alimentos orgánicos con la Unión Europea (UE), Japón, Canadá y Taiwán.

Estos acuerdos permiten la venta de los productos orgánicos en EE. UU. siempre y cuando cumplan con las regulaciones decretadas en los países de origen. Además, tienen como objetivo agilizar los trámites y procesos para la importación de estos bienes.

A pesar de que ningún país de Latinoamérica tiene suscrito un acuerdo de este tipo con EE. UU., por lo que los productores deben cumplir con estrictas normas de producción y con los certificados fitosanitarios exigidos, esta región ha presentado una participación importante en las importaciones de alimentos orgánicos en este mercado, que entre enero y mayo del 2013 totalizaron USD$802,7 millones.

De igual forma, en 2012, el país norteamericano importó USD$ 495,9 millones de artículos de este tipo, de los cuales el 52,7% provino de Latinoamérica, según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal). Durante el mismo periodo, estas compras internacionales fueron origi- narias de 85 países, de los cuales 19 son latinoamericanos, según el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA, por su sigla en inglés).

De igual forma, las exportaciones totales de Latinoamérica a EE. UU. en el 2012 alcanzaron USD$261,3 millones. Perú, con su oferta de café, fue uno de los principales proveedores al participar con el 26%; seguido por México con el 23,7%, con productos como el aguacate, el arroz, la miel, los arándanos y los pimientos, entre otros. Las ventas externas de estos países llegaron a USD$68,2 millones y USD$62 millones, respectivamente.

Otras naciones que sobresalieron fueron Argentina y Chile, que se beneficiaron por la fuerza que tomaron las manzanas. Sus exportaciones a EE. UU. totalizaron USD$14,9 millones y USD10,9 millones, cada uno.

Contrario a lo que ocurrió con otros estados como Costa Rica, Colombia y Brasil, que a pesar de encontrarse entre los 10 exportadores (principalmente de café orgánico), sus ventas externas disminuyeron al alcanzar USD$8,8 millones, USD$11,4 millones y USD$27,5 millones, respectivamente. Razón atribuida a las variaciones del precio de este producto.

Productos orgánicos importados por EE UU

En 2013 los productos originarios de Latinoamérica que se destacaron en el registro del total de las importaciones fueron: el café con USD138,9 millones; la soja con USD$42,6 millones; el té con USD$21,9 millones; el arroz con USD$15,8 millones; el aguacate con USD$8 millones; las manzanas con USD$8,2 millones; la miel con USD$7,3 millones; el trigo con USD$9,51 millones; los pimientos con USD$8,9 millones; las peras con USD$5,9 millones y los arándanos con USD3,6 millones.

En el mismo periodo aparecieron otros productos como el plátano, el aceite de oliva, los mangos, la linaza, las almendras, el ajo y el vino, y no se reportó compra de membrillos. Por su parte, en las variaciones totales de las compras externas estadounidenses que se presentaron entre el 2011 y el 2012, los productos que se vieron afectados fueron el café, cuya compra externa disminuyó en un 46%; el té en un 7%, y el aguacate en un 24%; contrario al crecimiento que tuvo la soja en un 116%, las manzanas en un 111% y el trigo en un 126%.

A pesar de la disminución en la importación de café, éste siguió siendo el producto más comprado en el exterior por parte de EE. UU. Para 2012 se totalizaron unos USD$282,47 millones de café, seguido por la soja con USD$90,2 millones.

Producción de Latinoamérica Latinoamérica tiene un panorama de oportunidades muy amplio, debido a que se encuentra como el tercer continente que más tierra orgánica posee (18%), situación que brinda la posibilidad de obtener una gran variedad de este tipo de productos.

Antes de esta región se encuentran Australia con 33% y Europa con 29%, cifras del 2011, según el informe de mercado orgánico que fue publicado en 2013 de la Asociación de Suelos. Según el registro de la Cepal, las ventas de la región latinoamericana en el exterior son del 80% al 90% de toda la producción; se destacan en estas exportaciones: el café orgánico, cacao, frutas exóticas, azúcar, granos, cereales y algunas especias.

Desafíos

Uno de los principales desafíos que tienen que enfrentar los países latinoamericanos es el nivel de exigencias fitosanitarias requeridas por la nación norteamericana, así como la competencia mundial a la que se enfrentan al momento de exportar hacia EE. UU.

Por este motivo, los gobiernos de los países de Sudamérica, Centroamérica y El Caribe, que buscan surgir en este mercado y ganar reconocimiento, expidieron regulaciones que exigen algunos niveles de calidad y, de esta forma, generar que los productos lleguen a ser más competitivos.

Para que se cumplan los objetivos, los gobiernos establecieron normatividades que se enfocan en los pequeños agricultores para que tengan la oportunidad de aprender y poner en práctica nuevas técnicas para lograr un mejor rendimiento.

Adicionalmente, hay varias entidades como la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica (CIAO) o la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) que están enfocadas a que Latinoamérica se beneficie y logre posicionarse en el mercado mundial.